martes, 11 de mayo de 2010

La Presidenta encabezó un acto en la Parroquia Cristo Obrero, en memoria del Padre Mugica



La presidenta Cristina Fernández visitó la parroquia Cristo Obrero, en la Villa 31 de Retiro, como parte de los actos en memoria 36° aniversario del martirio del padre Carlos Mugica, asesinado por la Triple A el 11 de mayo de 1974. Los actos en conmemoración por el 36º aniversario del asesinato del sacerdote continuarán durante la tarde con una misa en la parroquia Cristo Obrero, donde están enterrados sus restos, en tanto que a las 20 habrá otra celebración en la parroquia San Francisco Solano, ubicada en Zelada 4771, barrio de Villa Luro, donde fue asesinado. También, en el fin de semana habrá más recordatorios en ambas iglesias. Durante el acto, dirigió la palabra el párroco Guillermo Torres quien informó sobre los convenios firmados con el gobierno nacional, los que permitirán el acceso directo para realizar trámites en la justicia y consultas para al Asignación Universal por Hijos para la los habitantes del barrio. También, se refirió al martirio del padre Mugica, "que entregó su vida por los más vulnerables", señaló. Por su parte, la Presidenta afirmó en su discurso que el padre Carlos Mugica "es un símbolo, en serio, de la Argentina" porque "dio la vida, pero hubo quienes se la quitaron". "En su oración se ve la angustia y la contradicción de pertenecer a una clase acomodada y su sacerdocio junto a los pobres. Si uno profundiza en ella encuentra las claves de muchas incomprensiones que se dieron en aquellos tiempos y de las cuales él fue una víctima". También, la Presidenta destacó que "los pobres necesitan de los movimientos políticos" para que "se identifiquen con las verdaderas causas de la pobreza para luchar contra ella". Además, Cristina Fernández sostuvo que "no basta con leer el Evangelio" sino que hace "falta trabajar muy duro y enfrentar factores de poder muy duros para enfrentar las causas de la pobreza". También, destacó a la Asignación Universal por Hijo como "la medida que más ha elevado el piso de protección y seguridad social de la República Argentina" y que "nos colocó como el país más igualitario de la región". En otro tramo de su discurso, la Mandataria subrayó la importancia del "proceso político que, desde 2003, viene colocando al país y su gente en el centro primordial de sus objetivos, de su gestión y de su plan de gobierno". En ese sentido, destacó el hecho de que la democracia que rige en Argentina permite que "se pueda militar desde los partidos que dicen que hay que volver al FMI hasta esa izquierda terrible que quiere hacer revoluciones y nos llama burgueses". Agregó que "en esta democracia cada uno puede decir lo que se le da la gana", y agradeció que en Argentina "se pueda vivir sin ser perseguido". La jefa de Estado también dio gracias a "los muchos" que respaldan al gobierno por "no dejarse vencer y subordinarse culturalmente", y sostuvo que "hay que ser muy fuerte e inteligente para no dejarse convencer por lo que dicen los monopolios o los medios concentrados". Al respecto, aseveró que "hay que ser inteligentes en serio y ejercitar las neuronas". Acompañaron a la Presidenta, el Párroco de la parroquia Cristo Obrero, Guillermo Torre; el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Julio Alak; y el director Ejecutivo de Anses , Diego Bossio; y la ministra de la Producción, Débora Giorgi, entre otros funcionarios. Durante el acto, se firmaron los siguientes convenios: 1°) Implementación de un centro de acceso a la justicia para la gente del barrio: suscribieron el convenio de cooperación entre el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación y la capilla Nuestra Señora del Rosario; el padre Guillermo Torre y el ministro de Justicia, Julio Alak. 2°) Acreditación de acuerdos en mediación sobre tenencia para percibir la asignación universal por hijo para protección social: suscribieron el convenio entre el Ministerio de Justicia y la Administración Nacional de la Seguridad Social, el Director Ejecutivo ANSES , Diego Bossio y el ministro de Justicia, Julio Alak. El padre Carlos Mugica El padre Mugica pertenecía al movimiento de sacerdotes tercermundistas y estuvo vinculado a las luchas populares de nuestro país en las décadas de 1960 y 1970 y fue el fundador de la Parroquia Cristo Obrero. Fue asesinado el 11 de mayo de 1974 en una emboscada cuando se disponía a subir a su automóvil Renault 4, estacionado en la puerta de la iglesia de San Francisco Solano, en el barrio de Villa Luro, tras celebrar una misa. Sus restos, primero fueron sepultados en el cementerio de la Recoleta, y a partir de 1999 fueron trasladados a la Villa de Retiro.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario