martes, 30 de marzo de 2010

Cristina Fernández inauguró la segunda etapa de las obras de restauración de la Basílica de Luján



La presidenta Cristina Fernández inauguró la segunda etapa de las obras de restauración de la Basílica de Luján, monumento histórico nacional de los argentinos desde en 1998 y uno de los principales centros religiosos de Latinoamérica. Además, anunció el inicio de la tercera y última etapa de las obras y propuso que el Tedeum del 25 de mayo se realice en esa Catedral. La Jefa de Estado basó su propuesta en que "este lugar de muy fuerte simbolismo para todos los argentinos". Además, recordó que fue la licitación de las obras que hoy se inauguran fue la primera de la gestión de gobierno iniciada en 2003, y sobre ese punto agregó: "Espero que terminemos esta etapa (la tercera) antes de 2011 para ver culminada una tarea que está en el corazón de millones y millones de argentinos". Las obras, ejecutadas por la secretaría de Obras Públicas del Ministerio de Planificación Federal, fueron iniciadas en el año 2003 con una inversión superior a los 86 millones de pesos, y consistieron en la restauración y puesta en valor de los sectores exteriores y la recuperación integral del techo de la Basílica. Entre otros trabajos, se efectuaron la limpieza, consolidación, restauración e hidrofugado de fachadas laterales, ábside y torres del crucero; restauración en piedra y símil piedra; colado de réplicas de piezas faltantes en arbotantes, pináculos y torres de crucero; y la restauración de remates de torres y pináculos. Además se realizó la limpieza, restauración y puesta en valor del sistema integral de desagüe pluvial de cobre de toda la basílica; tareas de restauración en el interior de la aguja de cobre; así como tareas de conservación y preservación de la estructura metálica de la cubierta de la nave central e implementación del sistema de iluminación exterior en fachadas laterales y ábside. La primera etapa -que fue inaugurada en 2005 por el ex presidente Néstor Kirchner- contempló la restauración y puesta en valor de la fachada principal, torres, loggia e instalaciones complementarias. Se realizó también la restauración de la escalinata principal de mármol, que había sido afectada por la caída de una de las cruces de hierro de una altura de 106 metros, ocurrida en el año 2000. En tanto, una tercera etapa de las obras contempla la restauración general del interior, la casa parroquial completa, altares, zona de servicios, administración, cripta, interior de las torres y pisos, y restauración integral de vitreaux. También prevé la construcción de una nueva entrada con rampa para discapacitados, instalación eléctrica completamente nueva, espacios exteriores y otros trabajos menores del templo, como la automatización de relojes y campanas. El próximo 8 de mayo, la Basílica de Luján será el epicentro del festejo central de la Iglesia argentina con motivo del Bicentenario, con un acto ciudadano que se realizará simultáneamente en otros santuarios del país.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario